Rocket League es ante todo diversión. Desarrollado por Psyonix, este juego ha resultado ser la gran sorpresa del Plus de julio.

Pero, ¿Qué es Rocket League? Veréis, cogemos coches radio control, un balón gigante y lo agitamos bien fuerte dentro de un campo de fútbol futurista. ¿Qué puede salir mal? Absolutamente nada.

Con un planteamiento directo, el juego nos ofrece una auténtica locura arcade. Que nadie se piense que esto se trata de realizar centros perfectos o grandes jugadas al primer toque. Nada de eso. Los partidos son tan locos que es difícil imaginar cómo van a acabar.

Todo puede parecer demasiado complicado, pero lo que hace realmente divertido a Rocket League es su sencillez. Con un botón para acelerar, otro para frenar, uno más para el turbo y el de salto, realizaremos todos los movimientos básicos y demás acrobacias imposibles en el aire. Tras unos pocos partidos estaremos recorriendo el campo a toda velocidad intentando volar por los aires para rematar ese balón gigante.

[slider effect=”slideInLeft” pausetime=”3000″ autoplay=”true” navigation=”true”][/slider]

Pero por si los coches radio control y el balón gigante fueran poco, cada jugada estará repleta de explosiones. Sí, como suena. Si alcanzamos la suficiente velocidad con el turbo podremos hacer explotar a un rival impactando contra él. Cuando marquemos un gol, el balón explotará haciendo que todos los coches vuelen por los aires. Todo esto acompañado por unas físicas que no limitan el espectáculo. Conducir por las paredes, por el techo o cambiar de dirección en el aire con el doble salt0, aquí casi todo es posible.

También contamos con un garaje, donde iremos desbloqueando nuevos vehículos y muchos accesorios para personalizarlos. Desde pinturas y vinilos, hasta el efecto del humo que expulsa nuestro bólido. Todo se desbloquea jugando. En algunas ocasiones deberemos cumplir algún objetivo del tipo “detén X balones”. En otras simplemente se desbloquean mientras jugamos, por lo que en casi todos los partidos seremos recompensados.

Quizás la parte negativa de la experiencia es el matchmaking. En partidos 4vs4 cuesta un  poco encontrar rival. Nosotros hemos llegado a estar algo más de 7 minutos esperando para encontrar partido. Esto hace que se rompa el ritmo de juego, pero esperemos que trabajen en ello para mejorarlo.

Y para terminar, la otra noche estuvimos jugando en directo, unos cuantos partidos todo el equipo de New Game Plus, y lo cierto es que nos lo pasamos genial. Aquí os dejamos un vídeo con algunos de los momentos más divertidos: