En las pasadas rebajas de Steam aproveché para comprar cuatro juegos. Fallout 3 y New Vegas, Football Manager 2015 (y documental) y ‘Cook, Serve, Delicious!‘. Me lancé a por este último por su precio: 0’99€. Fiel a la filosofía de esta web y este podcast, las recomendaciones siempre llegan cuando ya no hay oferta. También está disponible para iOS y Android por 4’99€ para Apple y 2’98€ en el Google Play.

Lo primero que me llamó la atención del juego es su mecánica. Antes de centrarnos en el gameplay, creo que es necesario contaros, por encima, de qué trata el juego. Es una historia simple y sencilla. Eres un cocinero que abre un restaurante en una torre de oficinas y quieres ir ascendiendo (de manera literal) hasta ser un chef reconocido. Así, empiezas con un capital limitado y deberás ir comprando recetas para elaborar y encandilar a tu clientela, mejorar el restaurante y los propios platos. Además, también te tocará mantener limpio e higiénico el local limpiando el baño, lavando los platos o sacando la basura en mitad del servicio. De 9 de la mañana a 10 de la noche con dos horas puntas sobre las 12 y las 6.

Como veis, es muy sencillo, pero terriblemente adictivo. Un juego repetido hasta la extenuación en tantos y tantos formatos y sistemas, pero que aquí le meten una serie de ingredientes (¿lo pilláis?) que lo hacen más entretenido. Para realizar los platos, deberás seguir las instrucciones de teclas que aparecen en pantalla. Por ejemplo, para hacer unas patatas fritas debes mantener la flecha abajo hasta que estén hechas, después dar a la P para emplatarlas y a la A para echar la sal. Parece sencillo, pero si las mantienes demasiado tiempo en el aceite, se queman y eso no le gusta al cliente.  Las patatas, junto al vino (machacar la tecla hasta descorchar) o las cañas de cerveza son los pedidos sencillos. La cosa se complica cuando entran en juego los tiempos de espera para realizar platos al horno o la plancha.

newgplus-cook-serve-delicious-receta

Cada día, al finalizar verás un resumen de cómo lo has hecho y en qué has fallado. Además, recibes emails con información diversa como el tiempo del día siguiente, la necesidad de cambiar el menú o productos financiados por crowdfunding para hacerte la vida más sencilla en el trabajo. También spam, no te libras de él ni en el juego. Los menús que decidas sacar cada día son otro de los atractivos de ‘Cook, Serve, Delicious!’. Los clientes se cansan de tener siempre la misma oferta, por lo que es mejor rotar los platos en carta e ir preparando distintos cada día.

Para hacerlo más entretenido, recibes objetivos que debes de cumplir para poder avanzar en el juego y ascender en la torre y en el nivel de chef. Desde pasar revisiones de Sanidad hasta encadenar cierto número de combos seguidos. Si sirves lo que te piden, como te lo piden y en el plazo de tiempo establecido, tendrás un perfecto. Encadena perfectos y harás combos. Si consigues un día perfecto, el chef Risotto te recompensará económicamente. También recibirás retos de mayor consistencia como trabajo de catering para fiestas donde eres, literalmente, asaltado por los invitados que quieren que les hagas distintos platos (cerrados de antemano y que debes haber comprado con dinero del juego previamente) o participar en el Iron Cook, el Top-Chef del juego, un programa televisivo en el que demostrar tus dotes culinarias.

A medida que vayas ascendiendo, tus platos irán mejorando y tus clientes se volverán más exigentes. También aumentará el número de comandas posibles (hasta ocho simultáneas) y te será más complicado seguir el ritmo hasta el punto de llegar a estresarte en plena hora punta. A nivel real, digo. Hay veces en las que juego y sudo de lo mal que lo paso para tratar de hacer un día perfecto.

newgplus-cook-serve-delicious-star

Cuenta con un modo online. Todo lo que os he comentado es el modo carrera. En el online te encuentras cinco modos distintos. Un reto semanal y el resto de retos de resistencia son para varios jugadores, hasta cuatro. Yo he jugado solo (que se puede), pero imagino que te podrás conectar y retar a algún amigo. Una vez vas ganando retos de cocina en estos niveles vas desbloqueando personajes que usar de avatar. Hay bastantes cocineros, pero luego, mediante una ruleta, puedes conseguir personajes de otros juegos como el pollo de HotLine Miami y el caballero de Shovel Knight. Eso sí, al ser el primer persona no ves cómo cocina, pero está curioso este crossover de indies.

El juego está creado por Vertigo Games y ya han anunciado una secuela para Steam y PS4 que llegará en 2016. El programador del mismo, David Galindo, está tuiteando imágenes del nuevo título y pinta muy bien. A todo esto, decir que en la versión de PC se puede jugar con teclado y ratón o con los mandos de PS4, Xbox y Wii. No he probado la versión para móviles, pero parece que es muy parecida al mayor, es posible que sea algo más sencilla y todo. Quién sabe.

Sí, es un juego muy repetitivo, pero engancha. Haces una y otra vez lo mismo, pero los pedidos cambian, los platos son distintos (malditos especialitos con la comida) y evita que pueda caer en la monotonía. Es uno de esos juegos de “una más y me voy a dormir” y te dan las 4 de la mañana sin que te des cuenta. Al menos eso me ha pasado más de una vez. No es ninguna maravilla, pero cumple a la perfección la función de pasar un rato sin pensar en nada y que el tiempo vuele entre langostas y patatas fritas. Ahora empezarás a entender por qué están tan zumbados los que salen en los programas de Chicote, como para no.