Ya os conté lo mucho que me gustó Unravel, un juego que prejuzgué y que me devolvió una bofetada de deliciosa realidad una vez pude probarlo. Pero por supuesto no estaba solo. De hecho, posiblemente fuera el juego menos importante para EA en términos de expectativas de ventas. El resto del arsenal de la compañía imponía por méritos propios. De FIFA os he contado lo continuista que es y lo mucho que me gustará (no tengo remedio, adoro el fútbol), pero me dejé por el camino auténticos pesos pesados. El líder de este póker de ases es todo un Star Wars Battlefront, uno de los juegos más esperados por toda una generación enganchada a la saga de George Lucas. Por otra parte, tenemos en la distancia el reinicio más que merecido de Mirror’s Edge, otro muy prometedor de Need for Speed y la secuela de la vertiente más macarra de Plants vs. Zombies. Así que, ¿por qué no os cuento un poco más sobre ellos?

[tdivider style=”fa-bolt” color=”#a8a8a8″]

[section background_image=”http://www.newgameplus.es/wp-content/uploads/2015/08/mirrors1.jpg” text_color=”#ffffff” background_color=”#de3179″]Mirror’s Edge Catalyst[/section]

 

En su día reivindicamos Mirror’s Edge como uno de los grandes sleeper de la pasada generación. Venía de la mano de un mastodonte como Electronic Arts, pero sus ventas no fueron lo esperado. Culpa de ello la tuvo su original concepto. Fue sin duda un juego diferente, una nueva manera de explotar un género estancado. Como muchos otros, lo disfruté tanto que todavía recuerdo las tardes en las que exprimía mis reflejos arañando décimas de segundo en una contrarreloj.

[col2]
Catalyst no quiere ser una secuela, sino un nuevo punto de partida. Faith repite protagonismo, pero su peso en la historia será mucho mayor. Se ha hecho hincapié en que las –espectaculares- escenas CG enganchen al jugador para introducir un argumento más rico en matices, y por fin se ha abierto la ciudad para que podamos explorarla a nuestro gusto. La demo que pudimos ver y probar en la Gamescom nos dejó unos minutos para  dar una vuelta de recorrido libre por las calles de Glass, el nombre de esta urbe. Los controles siguen siendo tan intuitivos como siempre (botón para saltar y otro para deslizarnos), y la mayor novedad en el apartado jugable la encontramos en un gancho que nos permite balancearnos y en las nuevas mecánicas de combate.

El juego se siente tan fresco como en su día, y la capacidad de las nuevas consolas permiten que todavía se vea más bonito. El diseño artístico es igual de cautivador que siempre, y las nuevas animaciones le añaden todavía más inercia y humanidad a Faith. Pudimos ver una demostración de infiltración en un edificio del gobierno donde nos enseñaron la libertad para acceder al objetivo, sin que sea tan evidente el camino a seguir. También pudimos ver un pasaje de sigilo persiguiendo a un individuo encapuchado, y cerraron el vídeo con una impresionante huida donde brillaban momentos como la rotura de un cristal al empujar al enemigo o los impresionantes reflejos en materiales como mármol y porcelana.

[/col2][col2]faith[/col2]

 

La demo interactiva fue diferente, ya que nos dejaron en medio de Glass para realizar tres tipos de misión: contrarreloj, entrega y hackeo de terminales. A todas ellas se accedía a través del menú de pausa. En la primera, la de contrarreloj, nos teníamos que reunir con Icarus, otro runner del bando de Faith. Es verdaderamente fácil acceder a nuestros objetivos, ya que el desplazamiento por la ciudad es muy intuitivo. Las pruebas que pudimos disfrutar no requerían demasiada habilidad, pero sí nos sirvieron para ver que aunque estemos ante un mundo abierto, el mapa se ha diseñado de forma que cualquier camino es válido.

DICE le ha puesto mucho cariño a su nueva criatura. Su carta de presentación es impecable: historia con más personalidad, nuevas mecánicas y ese aspecto tan pulcro que nos enamoró en 2009. Eso sí, tendremos que esperar unos meses para catarlo, concretamente hasta el 23 de febrero de 2016.

 

[section background_image=”http://www.newgameplus.es/wp-content/uploads/2015/08/nfs.jpg” text_color=”#ffffff” background_color=”#de3179″]Need for Speed[/section]

 

[col2][/col2][col2]Este arcade de conducción no falta a su cita anual. Lo hemos disfrutado desde la primera edición para 3DO, y aunque de su concepto original ya no queda prácticamente nada, siempre han sido productos de calidad contrastada. Este año vuelve a repetir Ghost Games, la filial de EA experta en el género, que tiene entre sus filas ex-trabajadores de sagas tan importantes como Forza Motorsport o Project Gotham.

Como en Mirror’s Edge, con este Need for Speed pretenden reiniciar una saga que no está pasando por sus mejores momentos. Funcionan a nivel de ventas, pero llevan varios años sin tener la personalidad o el impacto de las mejores entregas. Para esta ocasión se recoge lo mejor de la saga Underground y se mezcla con las persecuciones de Hot Pursuit. No se trata de un cóctel barato, de garrafón, sino de una puesta a punto desde cero, con una atención al detalle total. Se ha optado por mezclar escenas de vídeo con gameplay para contarnos una historia que trata de darle peso a nuestras acciones. Contamos con una serie de bandas capitaneadas por personajes de la talla de Ken Block, y nosotros, como si estuviéramos en una película de A todo gas, somos ese aspirante que poco a poco conquistará las calles de Los Ángeles.[/col2]

Como con el juego protagonizado por Faith, tuvimos la oportunidad tanto de verlo en vídeo como de jugarlo. La presentación en vídeo nos enseñó lo bien integrados que están los modelos 3D de los coches con la grabación real. El tuning es una parte importantísima en este Need for Speed, y en Ghost Games se han esforzado pora que éste sea tan complejo como accesible. Podemos rotar el coche en cualquier dirección para ir parte por parte eligiendo la pieza que más nos guste. También hay kits predefinidos, y podemos alterar el manejo del coche con unas sencillas barras.

La demo que vimos nos presentaba un BMW M4 corriendo por las curvas de Hollywood Hills en plena competición de derrapes. Mientras el desarrollador ganaba puntos de reputación haciendo deslizar el tren trasero del coche, nos comentaron que han retocado la “cámara de derrapes” para que no sea tan exagerada como en los primeros vídeos. Al acabar el descenso, la policía esperaba justo al final de un túnel de entrada a la ciudad. Ahí empezaba una persecución eludiendo a los agentes que duró unos 5 minutos. El conductor del BMW recibió una llamada y acabó en el parking de una cafetería para presenciar una escena de vídeo que lo llevaría a la siguiente misión.

Nuestra partida fue algo similar, solo que con un Subaru BRZ contra otros siete rivales. Al terminar la primera carrera nos invitaron a participar en cuatro retos que nos pedían realizar desafíos como ganar una carrera de derrapes o molestar a la policía lo suficiente para provocar una persecución de película. Lo primero que llama la atención de este Need for Speed son sus gráficos. Se ve de escándalo, creedme. El asfalto mojado de Los Ángeles, la noche especialmente oscura en algunos tramos y la iluminación son de lo mejor que hemos visto hasta ahora en un juego del género. Los modelados de los coches son una maravilla, y además están acompañados de un control sencillo pero exigente a la vez, en el que dominar el derrape nos llevará unas cuantas horas.

Pese a mis dudas sobre el mundo abierto, este Need for Speed apunta a ser un título lo suficientemente sólido como para establecer un punto de inflexión en la saga. Se ve espectacular y se juega muy bien. La historia, presentada con vídeo real, promete darnos una experiencia interesante para un jugador. Todavía no se ha desvelado cómo funcionará el modo en línea, pero por lo pronto nos confirmaron que habrá retos diarios tanto individuales como por clanes. Y ojito porque sale el 3 de noviembre.

 

[section background_image=”http://www.newgameplus.es/wp-content/uploads/2015/08/battlefront.jpg” text_color=”#ffffff” background_color=”#de3179″]Star Wars: Battlefront[/section]

 

[col2]Me es prácticamente imposible aportar algo que no sepáis sobre este título. Cada microvídeo o nueva información sobre Battlefront se esparce por la red a una velocidad de récord, y es muy difícil mantenerse ajeno al que probablemente sea el juego más esperado del año. En el fondo es puro fanservice, pero es que la base que debe contentar es tan grande y tan impresionable que DICE lo tiene a huevo. [/col2][col2]

battlefront[/col2]

 

 

No se me ocurre ningún motivo por el que este juego pueda fracasar. Lo tiene todo: apartado técnico, modos de juego, homenajes, música. Es un regalo para todo aquel que ha crecido con Star Wars.

En la Gamescom había dos demos, la “de siempre” que comentamos en el especial Star Wars y juegos de cine del podcast, y una nueva que por fin nos enfrentaba en el aire con X-Wings y Tie Fighters. Solo os hablaré de la segunda, porque de la batalla de Hoth ya conocéis lo esencial. También pude probar el cooperativo de Tatooine en su versión para PS4, pero como no hay apenas diferencias con lo que vimos en el alpha para PC, pasaré directamente a las batallas en Sullust.

[col2]

[/col2][col2]
El modo de juego se llama “Escuadrón de Cazas”, y como podéis imaginar, es un duelo entre equipos (Imperio y Rebeldes) en el que pilotamos las naves estándar de cada bando. El objetivo es muy sencillo: conseguir más puntos que el rival. El escenario, como os digo, es Sullust, un planeta presente en el universo de la saga que ha llevado al equipo de desarrollo a Islandia para poder representar un terreno volcánico de la manera más fiel posible.

Los cazas tienen un manejo muy sencillo. Disparo estándar, un misil algo más potente, la posibilidad de realizar un tirabuzón para esquivar proyectiles enemigos y barras que controlan temperatura y munición. Las dos partidas que jugamos, cada una en un bando, nos sirvieron para comprobar la naturaleza arcade de este modo. Es una gozada pilotar las naves, bloqueando objetivos en la lejanía mientras evitamos que nos persiga un enemigo. Todo un ejercicio de habilidad para salir airosos. [/col2]

 

No hay regeneración de salud, por lo que debemos cuidar muy bien nuestra trayectoria en cada momento. Los potenciadores aquí están en sitios de difícil acceso, y solo los mejores pilotos podrán conseguir las recargas de salud y munición. Si son afortunados, también tendrán la posibilidad de pilotar el Halcón Milenario o el Esclavo I.

Esta demo me recordó por momentos a los Colony Wars. Tiene un control perfecto, y a nivel artístico es puro Star Wars. No falla el sonido, por supuesto, tanto los FX como las melodías directamente extraídas del score de la saga. Me pareció un entretenimiento tan directo y atractivo que no puedo esperar para jugar de nuevo. Es un modo diferente a lo que habitualmente veremos en Star Wars Battlefront, y está tan bien pensado como ejecutado. Por cierto, lo jugué en PS4 y funcionaba a 60 fps como una roca. Todavía me pregunto cómo han conseguido ese nivel de texturizado ¡Ay, Star Wars, qué poco queda!

 

[section background_image=”http://www.newgameplus.es/wp-content/uploads/2015/08/pvz.jpg” text_color=”#ffffff” background_color=”#de3179″]Plants vs. Zombies Garden Warfare 2[/section]

 

Reconozco que no soy un seguidor de esta saga. Jugué en su día a la versión para móviles (el famoso tower defense), tuve mi momento de vicio y lo olvidé por completo. Garden Warfare, para los que no lo saben, es un spin off que nos lleva al género de los juegos de acción, en un claro homenaje a Call of Duty. El primero fue toda una sorpresa. Gustó mucho y vendió muy bien. Lo mejor es que no solo lo hizo porque explota con acierto los simpáticos personajes de la serie, sino porque aunque no lo aparenta, es un juego de acción profundo, lleno de detalles.

[col2]

La primera mejora que encontramos es que ya no se necesita estar suscrito a los servicios de pago de Xbox y PlayStation para jugar a pantalla partida. Es un juego de corte familiar, y esta decisión nos resultó bastante incomprensible en su momento. Por lo demás, multiplicaron el número de personajes, modos y escenarios, para convertirlo en un “más y mejor” en toda regla. [/col2][col2]Z-Me h[/col2]

 

Tuve la oportunidad de probar un modo horda muy simpático, en el que me tocó manejar a Imp and Z-Mech, un pequeño zombi regordete que podía ser manejado tanto a pie con su pistola como dentro de un robot que tenía que encargar previamente.

Mis compañeros manejaban a otros personajes, como el pirata Captain Deadbeard o el superhéroe tarado Super Brainz (el que saltó al escenario en el E3). La misión consistió en parar las hordas de plantas durante 5 rondas, en las que nos tuvimos que enfrentar desde a los inocentes girasoless hasta varios árboles, enemigos especialmente duros. Al final de la última ronda nos ofrecieron la posibilidad de escapar en una nave, pero yo, ofuscado en acabar con todos los enemigos, no lo conseguí por centímetros.

Estamos ante un juego muy simpático, con más profundidad de lo que parece a simple vista, que volverá a encandilar tanto a los pequeños de la casa como a aquellos que no busquen un juego de acción demasiado exigente. Este año estará disponible en PS4, Xbox One y PC.

[tdivider style=”fa-bolt” color=”#a8a8a8″]

Y hasta aquí el repaso a los ases bajo la manga de EA. Juegos de una calidad enorme que auguran un final de año y un inicio del siguiente de lo más complicado para nuestras carteras. Esperamos poder ofreceros más información cuando llegue su lanzamiento, así que atentos tanto al programa como a la web.