Satoru Iwata falleció hace apenas 24 horas. Fue, hasta entonces, el presidente de Nintendo, y aunque no prestes demasiada atención al medio, es una de las pérdidas que se sienten. Tenía 55 años, y sobre todo, un historial envidiable. No solo ha sido la figura pública de la compañía durante los Nintendo Direct, fruto de “memes” de todo tipo gracias a su sentido del humor, sino que ha sostenido parte de la historia de Nintendo gracias a su habilidad como programador. En definitiva, se ha ido una figura importante en la industria, y desde aquí queríamos rendirle un sencillo homenaje.

Internet se ha llenado estos días con cantidad de mensajes agradeciendo su aportación. Cartas públicas de compañeros y amigos, ilustraciones y muchas muestras de cariño. Satoru Iwata fue uno de esos pioneros que levantaron el videojuego cuando nadie confiaba en ellos, y a él debemos agradecerle, en parte, que el ocio electrónico haya trascendido a su estado actual. Pero los inicios, por supuesto, no fueron sencillos. Poca gente confiaba en un producto en pañales, pero Satoru, licenciado en informática en el Instituto Tecnológico de Tokio, lo tenía muy claro. De esta manera reunió a un grupo de amigos a principios de los 80 y fundó Hal Laboratory, Inc., compañía conocida por leyendas como Kirby, entre otros.

Los primeros trabajos para NES destacaron por su gran calidad, como Balloon Fight, un clásico recurrente a día de hoy para algunos recopilatorios de la compañía japonesa. También es conocido por haber participado en títulos como Adventures of Lolo, Rollerball o Mother / Earthbound, un RPG muy querido por sus fans, que gracias a Iwata pudo ver la luz después de muchos problemas de desarrollo. Aunque sin duda, Kirby, uno de los iconos de Nintendo, es su trabajo más conocido.

Antes de pasar a formar parte de la directiva de Nintendo, Satoru Iwata aportó su talento para optimizar juegos como Pokémon Oro y Plata, de Game Freak. Además, le dio forma junto a Masahiro Sakurai al prototipo de Super Smash Bros., otro de los fenómenos indiscutibles de una de las compañías precursoras del videojuego japonés. Este bagaje sirvió para que Hiroshi Yamauchi, anterior presidente de Nintendo, se fijara en él para darle el relevo en el cargo. Así, a partir del año 2002, se convirtió en el presidente de la compañía hasta la actualidad.

Iwata, a pesar de ser la cabeza visible de Nintendo en gran parte de los actos públicos, nunca dejó de “picar código”. Siempre se ha mostrado interesado en cada uno de los juegos de la marca a los que ha podido tener acceso, y aun teniendo un cargo alejado de este tipo de tareas, no dudaba en ofrecerse abiertamente para asesorar dudas e incluso para arreglar algún desaguisado. Mientras tanto, éxitos como Nintendo DS o Wii llenaban las arcas de la compañía, demostrando su gran trabajo como gerente.

Durante los últimos años vimos a un Iwata desmejorado, fruto de un tumor en la vesícula biliar del que, desgraciadamente, no se ha podido recuperar. De esta manera se marcha un profesional de la industria ejemplar. El gran cariño mostrado por su entorno nos enseña lo querido que fue. Desde sus humildes orígenes hasta la cima de la industria, siempre admirado por su trabajo y las difíciles decisiones que ha tenido que tomar.

Así que desde el equipo de New Game Plus, como aficionados a los videojuegos, le queremos dar las gracias por todos sus aportes. Hasta siempre señor Iwata, descansa allá donde estés.

 

iwata

En mi tarjeta de visita soy el presidente de una empresa. En mi mente soy un desarrollador. Pero en mi corazón, soy un jugador.