Hay videojuegos que rompen la barrera del tiempo y se plantan en una época que, claramente, no es la suya. Uno de los ejemplos claros que rondan últimamente las mentes de los jugones es Shenmue. El primer título de la saga de Yu Suzuki se adelantó a su época y planteó unas mecánicas nunca vistas hasta ese momento. Aunque luego llegaría GTA 3 para plantar las bases de un género (o modo de juego) que, prácticamente, inventaron ellos. Pero hoy no quiero hablar de esos juegos que se adelantaron y marcaron un antes y un después. Vengo a hablaron de los que llegaron tarde. Muy tarde. Muchos años después de la muerte oficial de su plataforma (y sus sustitutos).

[panel title=”Oh Mummy Genesis (Megadrive, 2012)” background_color=”#de3179″ text_color=”#ffffff”]Hace tan solo tres añitos salió, que se sepa, el último juego para la MegaDrive. El título, creado por el estudio español 1985 Alternativo, es la revisión de otro de Amstrad CPC que salió en 1984 y fue portado posteriormente a Spectrum y MSX. Se trata de una especie de Bomberman, pero ambientado en Egipto en el que tienes que ir recogiendo distintos ítems en sarcófagos. Cuenta con modo multijugador, el juego original y hasta fases de bonus. ¡Además es producto español! Lo he encontrado en formato fisico (caja original y todo) por 27’95€. No está mal para un juego de Megadrive de hace tres años.

[/panel]

[tdivider style=”fa-bolt” color=”#a8a8a8″]

[panel title=”Nightmare Busters (SuperNES, 2013)” background_color=”#de3179″ text_color=”#ffffff”]Que se cancele un juego es algo relativamente habitual en este mundo. Que se retome varias décadas después para la consola para la que fue concebida y, además, se cuente con parte del equipo original es más extraño. Es el caso de Nightmare Busters, un título de Super Fight Team, un estudio americano, basado en el trabajo de los japoneses de Nichibutsu. Es un plataformas 2D  protagonizado por dos hermanos leprechauns que busca explotar el máximo potencial de la Súper Nintendo. El cartucho está disponible en su web por 60€, aunque ahora mismo no tienen stock. No es mala idea para desempolvar la vieja súper.

[/panel]

[tdivider style=”fa-bolt” color=”#a8a8a8″]

[panel title=”Twist It (Dreamcast, 2015)” background_color=”#de3179″ text_color=”#ffffff”]¿Ha muerto la última consola de SEGA? ¡Ja! Si en 2012 salió el último juego para MegaDrive, DreamCast ha recibido al menos tres títulos desde ese año hasta ahora. Más de una década después de la muerte comercial de este sistema, han salido unos cuantos títulos para volver a conectarla a la tele y echar unas partidas. El caso de ‘Twist It‘ es especial porque cuenta con varias versiones. De hecho, se trata del primer juego de Dreamcast que sale en formato de tarjeta SD (y probablemente el único). También se podrá disfrutar en CD (24’95€) y una edición coleccionista con libro de arte, posters y packaging especial por 99’5€. Como podéis ver, se trata de un juego parecido al Magical Drop, pero con su propio toque especial.

[/panel]

[tdivider style=”fa-bolt” color=”#a8a8a8″]

[panel title=”Nomolos: Storming the Catsle (NES, 2012)” background_color=”#de3179″ text_color=”#ffffff”]Si ya nos extrañaba ver juegos nuevos para la SuperNES, para su versión anterior ni te cuento. Este título de Gradual Games salió en 2012 para la 8-bits de Nintendo. Un plataformas que definen como un cruce entre Super Mario Bros. y Ghost’n Goblins. El Nomolos: Storming the Catsle lo puedes conseguir por 35$ o 47$ en su versión con caja completa.

[/panel]

[tdivider style=”fa-bolt” color=”#a8a8a8″]

[panel title=”Redux Dark Matters (DreamCast, 2012)” background_color=”#de3179″ text_color=”#ffffff”]Volvemos a la caja de los sueños de SEGA para hablaros de este título, posiblemente el multiplataforma más excéntrico de los últimos años. Un juego que se lanzó para esta consola, iOS y Steam, entre otros. Quién nos iba a decir que veríamos un lanzamiento simultáneo para sistemas de Apple y SEGA. Así ha sido este Redux: Dark Matters, un título que nació en Kickstarter y consiguó doblar sus perspectivas financieras iniciales. Probablemente el primer juego de Dreamcast financiado por crowdfunding.

[/panel]

Con estos cinco juegos nos damos cuenta que los sistemas presuntamente muertos no lo están del todo. Como decía el milagroso Max de ‘La Princesa Prometida’ “no es lo mismo muerto en su mayoría que totalmente muerto”. Todavía hay esperanza para ciertas consolas, como el caso de la última de SEGA que empieza a ampliar el catálogo por el cariño de sus usuarios. De hecho, no hay que olvidar que se siguen organizando concursos de programación de juegos para Spectrum. Así que no será raro que con la moda retro y el pixel art empiecen a aparecer más juegos. ¿Estáis dispuestos a afirmar que estos son los últimos de sus consolas que murieron hace décadas?