En Devolver molan mucho, y no por ser de los pocos que nos hacen caso (que también), sino porque saben elegir muy bien qué productos editan. Su andadura comenzó con un título tan irreverente y divertido como Serious Sam HD, pero todos recordamos su logo en Hotline Miami, una de las mayores sorpresas indie de los últimos tiempos.

Durante la Gamescom de este año fuimos invitados a probar sus novedades de cara a lo que queda de año y el siguiente, y como sospechábamos antes de entrar, la calidad media de todo lo que jugamos es realmente alta. Siguen siendo unos cazatalentos, y en estos momentos se encuentran en una situación tan privilegiada que todo lo que tocan lo convierten en oro. En Colonia trajeron toda su artillería, y aunque no nos dio tiempo de probar todo, sí tuvimos la oportunidad de seleccionar lo que a nosotros nos pareció más interesante. Empezamos fuerte.

[tdivider style=”fa-bolt” color=”#a8a8a8″]

[panel title=”EITR” background_color=”#de3179″ text_color=”#ffffff”]

[col2]Eneme Entertainment son un par de amigos londinenses con una ambición desmedida. Me comentaba David Wright, el diseñador, que adora la saga Souls y Diablo, y con EITR ha querido mezclar estos dos conceptos. De esta manera, nos encontramos ante un juego que encaja perfectamente con esa idea recurrente de cómo sería un “Souls en 2D”, solo que bastante más agil. Es preciosista, cuenta con un pixel art descomunal y tiene unas mecánicas cercanas al hack n slash. Tiene estilo y encanto, y es difícil no verse seducido por esas impresionantes animaciones hechas a mano.[/col2][col2]

ezgif-1049463740[/col2]Pude probar una sección del juego que llevaba a Shield Maiden desde la hoguera del bosque hasta un jefe muy complicado. La gestión de inventario, los movimientos de esquiva o las propias hogueras recuerdan a la saga de From Software, aunque Diablo también está presente con algo tan importante como la aleatoriedad del botín que deja caer cada enemigo.

EITR apunta tan alto que tengo miedo. Quiero un juego así, pero sé lo complicado que es conseguirlo. Tanto David como Tobi, el programador, saben que el proyecto que tienen entre manos será mirado con lupa, y desde aquí lo mínimo que podemos hacer es confiar en su talento y pasión.

Por cierto, no se me olvidó preguntárselo, y sí: tienen una versión para Vita en mente.

[/panel]

[tdivider style=”fa-bolt” color=”#a8a8a8″]

[panel title=”Enter the Gungeon” background_color=”#de3179″ text_color=”#ffffff”]

Reconozco haber llegado a mi cita sin saber nada de este juego. Me sonaba que me podría encontrar con una evolución del concepto de The Binding of Isaac pero con armas de fuego, y al ser preguntado por uno de los diseñadores, parece que no iba muy desencaminado. Me contó que efectivamente se han basado en la obra de Edmund McMillen, mezclando eso sí elementos de otro clásico como es Smash TV. También, y ante la mención que hice a los shooters de Cave tras escuchar el término “bullet hell”, alguien de Devolver me comentó que habían trabajado con ex miembros de esta compañía. Por lo que vaya, al menos han sabido elegir muy bien a sus referentes.

[col2]

Dodgey[/col2][col2]Enter the Gungeon, después de una hora con él, se convirtió en una droga peligrosa. Es un roguelike de manual, con aparición aleatoria de enemigos, habitaciones que no se abren hasta que no las vaciemos, muerte permanente y un alijo de armas nada predecible. De estas últimas hay más de 200, y pude probar desde un fusil de asalto particularmente efectivo hasta una pistola de guisantes que me sacó de quicio. Técnicamente está lleno de detalles geniales, como papeles volando, trampas que puedes activar, mesas que sirven como cobertura…Es un juego frenético, de control perfecto y buenas animaciones. Los jefes, además, no pueden ser más locos: una paloma (guiño a Hatoful Boyfriend?) que se convierte en una especie de Rambo.[/col2]

Fue uno de mis juegos favoritos de la feria. Además, conecté tan bien con él que uno de los desarrolladores me dijo que nadie había llegado tan lejos, y es que creo que va a ser uno de mis juegos fetiche de 2016. Lamentablemente Vita no entra en sus planes, pero para remediarlo tendremos un bonito Remote Play desde PS4, versión totalmente confirmada. Ojo con este Enter the Gungeon, porque al menos lo que jugué es una auténtica maravilla.[/panel]

[tdivider style=”fa-bolt” color=”#a8a8a8″]

[panel title=”Mother Russia Bleeds” background_color=”#de3179″ text_color=”#ffffff”]

Desde París con amor. Le Cartel, los franceses encargados de este violento brawler, nos invitaron a jugar una fase completa en cooperativo a 4 jugadores. Muchos ya habréis visto que este MTB es un juego muy violento. Estamos ante un “yo contra el barrio” de los de toda la vida, con claras referencias a clásicos como Streets of Rage, Final Fight o The Punisher. Contamos con cuatro personajes para elegir, donde encontramos al típico protagonista equilibrado, un forzudo, un tarado y una chica. Las mecánicas son las habituales: puñetazo, patada, salto y agarre. También contamos con un ataque de carga, la posibilidad de correr, la de deslizarnos por el suelo y una gran cantidad de combos.

La peculiaridad del juego es que solo tenemos una vida, representada con la típica barra. Pero justo al lado de ésta vemos una jeringuilla llena de un líquido verde, con 3 “chutes” disponibles que nos rellenan la vida o activan el modo berserk, a nuestra elección. Si activamos esto último el juego se acelera y nos permite no solo pegar más rápido, sino realizar un movimiento final con fatales consecuencias. Para recargar la jeringuilla debemos noquear al enemigo hasta dejarlo moribundo, y así poder clavarles la aguja en el cuello para absorber una porción.

Mother Russia Bleeds no solo me llamó la atención por ser desagradable y perturbador, sino por saber recuperar a la perfección lo que todos buscamos en un beat em up en 2D. Promete, además, una historia interesante llena de personajes que han perdido totalmente la cabeza y un musicote de órdago. Actualmente están trabajando en un modo cooperativo en línea, por cierto.[/panel]

[tdivider style=”fa-bolt” color=”#a8a8a8″]

[panel title=”Shadow Warrior 2″ background_color=”#de3179″ text_color=”#ffffff”]

El reinicio del clásico de 3D Realms no funcionó nada mal. De hecho, tuvo conversión para consolas debido a su buena acogida en PC. Ahora, con más experiencia, los polacos de Flying Wild Hog vuelven a la carga con uno de los FPS más sorprendentes de la Gamescom.

[col2]Shadow Warrior 2 - Logo[/col2][col2]La acción transcurre 5 años después del original, con nueva localización y un protagonista muy potenciado. Entre sus habilidades, contamos con el parkour, sin barra de energía y con movimientos para deslizarnos en el aire. De hecho, lo que pudimos ver nos transmitió sensaciones parecidas a Dying Light. Este Shadow Warrior se siente más ágil, lo que ayuda a que los combates ganen en verticalidad sin penalizar el control. Vuelven las armas blancas y el genial sistema de desmembramientos, así como una cantidad generosa de pistolas, fusiles e incluso bazookas. También pudimos ver un arco, que añadió la posibilidad de congelar al enemigo tras recoger un objeto.[/col2]

Estos objetos, de propiedades aleatorias, son clave para la rejugabilidad del título. Sigue siendo lineal, con un principio y un final, pero ahora, los escenarios (mucho más abiertos) y los potenciadores, invitan a que una segunda partida sea diferente. También nos hablaron de las misiones secundarias procedurales, ideales sobre todo si jugamos en cooperativo.

Shadow Warrior 2 nos recordó tanto a Dying Light como a Borderlands, y eso es muy bueno. El motor gráfico vuelve a funcionar muy bien, con una iluminación ejemplar y una tasa de fotogramas muy sólida. En Flying Wild Hog están haciéndolo muy bien, desmarcándose del típico FPS con irreverencia y buenas decisiones, por lo que le seguiremos la pista de aquí a su salida en 2016.[/panel]

[tdivider style=”fa-bolt” color=”#a8a8a8″]

Hasta aquí lo que pudimos probar. Nos dejamos Dropsy, una curiosa aventura gráfica protagonizada por un payaso capaz de regalarte pesadillas para todo el mes, y desgraciadamente no llegamos a tiempo para probar el prometedor Mayan Death Robots. Echamos de menos a los sevillanos de Fourattic y su Crossing Souls, y dejamos para otra ocasión la adaptación de The Talos Principle para PS4 o el estúpido y genial Hatoful Boyfriend.

Así fue nuestra mañana en el stand de Cosmocover y Gambitious. Unas horas más que productivas, que nos volvieron a recordar por qué seguimos tan de cerca a Devolver y su buen ojo a la hora de elegir títulos.