En 2009, los chicos de Rocksteady nos trajeron el que para muchos fue el mejor juego de superhéroes del momento, y ahora, seis años después, cierran la trilogía estrenándose en la nueva generación.

La trama de Arkham Knight nos sitúa en un espacio temporal muy cercano a la anterior entrega (Arkham City). Para los que no lo hayan jugado, tan solo diremos que Batman tiene a todos los villanos de la ciudad contra las cuerdas, escondidos y con una vacante libre en el trono del crimen. El Espantapájaros, uno de los antagonistas más recurrentes de la saga, decide hacerse con el poder, lo que sirve para llevarnos por el prólogo desde el punto de vista de un ciudadano más de Gotham. Con la ciudad sitiada y evacuada (como viene siendo costumbre), tan solo permanecen las fuerzas del orden, acompañados, por supuesto, del gran protagonista: Batman.

Gotham se ve más densa que nunca

Gotham se ve más densa que nunca

Una historia exclusiva para el juego

Una historia exclusiva para el juego

Desde los primeros compases apreciamos cómo la madurez y crudeza han crecido gracias a un peso narrativo mayor que en sus predecesores, y aunque peca de previsible en ciertos momentos (como en todos los juegos de este corte), se reserva algunas sorpresas y giros de guión, manteniendo el ritmo tanto en las fases de acción como en las de investigación. Aunque, eso sí, este ritmo se ve cortado de manera demasiado habitual por escenas de diálogo entre los personajes principales, un hecho que nos obliga a ser meros espectadores, ya que apenas podremos movernos. Debemos reconocer, por lo tanto, que el inicio puede resultar algo tedioso y lento, le cuesta arrancar. Está lleno de tutoriales en forma de misiones VR de entrenamiento, algo comprensible dado que muchos jugadores llegarán a la franquicia por primera vez, pero puede provocar hastío si ya estamos familiarizados con los anteriores. Si se tiene paciencia para superar las dos primeras horas de juego, Arkham Knight pega un subidón en lo narrativo que conseguirá enganchar a los más escépticos gracias a un genial giro argumental.

[quote]Si tu interés es acabar con la historia principal, puedes hacerlo sin estar constantemente asediado por avisos y leyendas[/quote]

El mundo abierto que nos ofrece Batman Arkham Knight está lleno de misiones secundarias, pero para aquellos que quizás se agobian entre multitud de iconos en el mapa, Rocksteady ha sabido resolverlo de una manera estupenda. Han creado un menú de rápido acceso en el cual puedes seleccionar en qué tipo de misión quieres centrarte, así que si tu interés es acabar con la historia principal (entre 12-15 horas), puedes hacerlo sin estar constantemente asediado por avisos y leyendas. Si por el contrario el jugador quiere investigar y hacer estas misiones secundarias, se encontrará con una variedad enorme tanto en argumento como en posibilidades. Estas misiones van desde algunas que nos harán sacar nuestra vena de detective, a otras de rescate en las que seremos un superhéroe al uso sin dejar de lado la estrella de la franquicia. Como ejemplos, contamos con “Los desafíos de Enigma” o “Los más buscados”, que como su nombre indica nos pedirá que capturemos algunos villanos míticos.

 

Interfaz del selector de misiones

Interfaz del selector de misiones

En cuanto al tamaño del mapa, puede parecer pequeño comparado con los últimos sandbox publicados, sobre todo si hablamos de posibilidades jugables. La ciudad está abierta desde el inicio y se ha diseñado para contar la trama y sus acontecimientos, tanto que quizás se pierda el interés por la exploración en busca de secretos o lugares curiosos. Pero si algo queda claro desde los primeros minutos es es el siguiente mensaje: se trata de una ciudad hecha para que disfrutemos del verdadero protagonista del juego, el batmóvil. Aunque la primera toma de contacto con la conducción es frustrante y algo caótica por el quizás no tan acertado mapeado de los botones, antes de darnos cuenta estaremos conduciendo a toda velocidad, destrozando parques, puentes y arrasando con todo tipo de mobiliario urbano. Además, con tan solo un botón convertiremos nuestro vehículo en un tanque de guerra, cambiando con éxito las mecánicas de conducción por algo más cercano a un shooter.

El uso del batmovil no se limita a llevarnos desde el punto A hasta el punto B, sino que se ha adaptado parte de la jugabilidad y situaciones para que en todo momento queramos usarlo. Por nombrar algunos ejemplos, habrá puzles diseñados para ser resueltos con el batmovil. También nos echará una mano mientras combatimos contra un grupo de enemigos, y si es necesario nos lanzará hasta el cielo de Gotham para ayudarnos a llegar a las zonas más elevadas. No olvidemos, por lo tanto, que no es simplemente un accesorio para desplazarnos, ya que tiene tanto protagonismo que se convierte, desde su presentación, en parte fundamental del juego, del argumento y de las mecánicas jugables.

Y hablando de jugabilidad, apenas se nota una ligera evolución respecto a otras entregas. El sistema de combate sigue siendo el mismo, con las mecánicas ya clásicas de golpe, esquiva y contraataque (que tan bien han calado en otros juegos). Sigue sin convencer a todo el mundo, pero es tan efectivo como siempre si tenemos en cuenta las sensaciones que el juego nos quiere transmitir. La mayor evolución que apreciamos se centra en las bases del juego. Para las fases de depredador se ha añadido un medidor de intimidación, que al cargarlo, nos permite realizar ejecuciones a cámara lenta con grupos de entre 3 y 5 enemigos. En las fases de lucha ahora podemos hacer uso de algunas armas o elementos del escenario, como bates de béisbol, lámparas o cajas, por lo que ya no estamos limitados a nuestros puños y gadgets. También se añadieron los combates “duales”, algo que personalmente nos ha sorprendido. Estos consisten en peleas junto a un aliado (variable según el momento de la trama), el cual podremos alternar en cualquier momento pulsando un botón. Además, cuando completemos con éxito una sucesión de golpes, nos permitirán realizar una ejecución combinada.

Pero claro, no todo iba a ser tan bueno. Por destacar un punto que no nos ha convencido: se olvidaron de las luchas contra jefes finales. Existen, sí, pero son mucho menores en número, no tan espectaculares como en Origins y ni mucho menos tan bien resueltas. Una lástima, porque la historia que se plantea, aun centrada en dos villanos, podría haber introducido este tipo de combates clásicos contra jefes, con fase propia y rutinas que debemos estudiar.

Quizá Batman abusa un poco de sus gadgets

Quizá Batman abusa un poco de sus gadgets

El otro protagonista de Arkham Knight

El otro protagonista de Arkham Knight

Respecto al apartado técnico, debemos comentar en primer lugar que hemos jugado a la versión de PS4, y en algunos momentos nos ha dejado con la boca abierta. Estamos sin duda ante la Gotham más detallada hasta el momento, mojada por una intensa lluvia que nos acompañará durante toda la aventura, una situación que ayuda a realzar la iluminación de los neones y la luna. Pero no nos dejemos engañar, ya que lamentablemente se nota que el juego está hecho con un motor gráfico de 2006, Unreal Engine 3 (llevado al extremo, eso sí). Es cierto que se han usado ciertos trucos para enmascarar los tiempos de carga, aparentemente inexistentes, pero por el contrario, pese a que la distancia de dibujado es grande (puede verse toda la ciudad desde el punto más elevado), la típica carga de texturas lenta del motor se hace patente cuando usamos el zoom. El juego no busca la fidelidad absoluta, sino que más bien quiere acercarse al estilo gráfico de las aventuras en papel del héroe, y en ese aspecto  lo consigue con creces. La tasa de fotogramas se mantiene en casi todo momento a 30, no hay prácticamente dientes de sierra y muestra efectos muy vistosos, como el desenfoque del fondo o los cientos de partículas en explosiones y destrozos que provocamos con el batmóvil.

[quote]El uso del batmovil no se limita a llevarnos desde el punto A hasta el punto B, sino que se ha adaptado parte de la jugabilidad y situaciones para que en todo momento queramos usarlo[/quote]

En lo sonoro este Arkham Knight cumple con creces. Está localizado al castellano por el actor de doblaje de las películas de Nolan, y cuenta con una banda sonora que sin que vaya a ser recordada, sí cumple su función. Como punto a mejorar, en algún momento se nota cierta desincronización labial, y no todas las voces de secundarios están al mismo nivel.

Resumiendo, estamos ante un gran cierre de la saga Arkham. Este título supone un gran homenaje tanto al personaje como a los fans de la saga, ya que cuenta muchísimo fanservice, lo que hace del juego un disfrute para los seguidores más incondicionales del Caballero Oscuro. Aunque ojo, no tenemos que perder la perspectiva, ya que las novedades son pocas y justas. El juego, para resumir, sigue siendo más de lo mismo. Más bonito y con nuestro propio batmóvil, pero con la misma base jugable que las anteriores entregas, algo que puede echar atrás a los no tan fans. Debemos destacar como punto positivo el gran trabajo narrativo y el cuidado apartado técnico (que sin ser una revolución tecnológica, sí destaca en lo visual). En lo negativo, desgraciadamente, el mal ritmo durante las dos primeras horas, las conversaciones continuas y la ausencia de jefes finales. O mejor dicho, el tratamiento que se les ha dado.

 

[author name=”Batman Arkham Knight” image=”http://www.newgameplus.es/wp-content/uploads/2015/06/Nota_8.jpg” facebook=”” twitter=”” google=”” linkedin=”” website=”” name_text_color=”#e321af” background=”#ffffff”]Arkham Knight es el cierre que la trilogía se merece, pero que no arriesga, apostando por lo seguro que una vez más, funciona.
[/author]