De Mayan Death Robots conocía muy poco. Sabía que se apoyaba en el juego competitivo, y que solo por el nombre iba a destilar mucho humor, pero desconocía totalmente el género al que pertenece y por desgracia no me dio tiempo de probarlo en la Gamescom. El juego de Sileni Studios ha resultado ser una especie de Worms (o el mítico Gorilla, ya que solo manejamos a un personaje) mucho más dinámico, con eventos aleatorios y una puesta en escena muy divertida. La premisa ya de por sí es lo bastante absurda como para arrancarnos una sonrisa: durante los 3.000 años de cultura Maya también ha habido tiempo para realities de televisión, y uno de ellos ha enfrentado a los Dioses robot en combates a muerte por defender su tótem. De esta manera, el juego presenta un programa en prime time donde nos batimos contra un adversario usando nuestros poderes. Para esta tarea disponemos de varios ataques, la posibilidad de saltar y la de crear terreno para obstaculizar las intenciones del enemigo.

Aunque a priori estemos ante un título sencillo y accesible, Mayan Death Robots ofrece matices suficientes para que cada partida sea diferente. La clave está en su dinamismo, ya que la movilidad de nuestros personajes es mayor que en la de la saga Worms, y además se han añadido ciertos eventos que retuercen un concepto más que exprimido por los chicos de Team 17. Para empezar, contamos con un elenco de personajes lo suficientemente variado como para que el dominio de cada uno de ellos nos exija unas cuantas horas de juego. La mayoría están estereotipados de cara al jugador, y por ejemplo Ah-Puch vendría a ser el soldado equilibrado que dispone de armas comunes y fáciles de dominar. Hay otros como Xbalanque más complicados de manejar, pero muy satisfactorios si conseguimos dominar sus ataques. Cada personaje cuenta con dos armas, y aunque todas se lanzan de la misma manera (calculando la trayectoria), siempre cuentan con un efecto diferente. Hay granadas, ataques desde el aire que caen sobre una baliza, arañas trepadoras, bolas de fuego, tornados…una buena cantidad de opciones para garantizar que cualquier jugador pueda encontrar su personaje fetiche.

mayan2

Los escenarios, como podéis imaginar, son áreas de combate simétricas sin scroll, en una única pantalla. Pueden ser destruidos con gran facilidad, y nos veremos obligados a reconstruirlo usando una de nuestras habilidades para que el tótem no quede desprotegido. La peculiaridad de estas piezas de terreno está en su forma, ya que son fichas de Tetris creadas con piedras, barro y hierba, que colocaremos estratégicamente para formar estructuras impenetrables. El tótem, por suerte y por desgracia, tiene unas físicas muy caprichosas, y es muy complicado que podamos protegerlo al 100%. Este hecho, unido a la rapidez en la sucesión entre turnos, que son prácticamente en tiempo real, nos obligará a pensar rápido para lanzar nuestros ataques. Una de las mejores maneras de conseguir la victoria suele ser la de dar con una trayectoria adecuada para nuestro proyectil y repetir el proceso unas cuantas veces si el rival no está lo suficientemente despierto. Pero ojo, porque también nos podemos centrar en molestar al enemigo para que éste muera perdiendo un turno o adoptar una posición ultra defensiva para que el otro arriesgue y acabe cayéndose al vacío. La aleatoriedad de las partidas es clave, y aunque sea muy fácil de entender cómo funcionan las mecánicas, es complicado estar al tanto durante la sucesión de variables.

Cuando creamos que dominamos el combate, Mayan Death Robots introduce novedades que están ahí para desequilibrar partidas encaminadas. La primera es la de una ruleta de la suerte que aparece de vez en cuando para regalar a ambos combatientes un ataque especial. Éste suele ser realmente devastador, por lo que si pilla a cualquiera de los dos algo desprevenidos, el duelo suele decidirse. También participa el escenario con eventos tan divertidos como la aparición de una tribu de nativos que incordiará o ayudará dependiendo de la situación. No olvido las tormentas, los huevos de dragón que debemos proteger, las inundaciones…o los jefes de fase, en los que la IA deja de ser un incordio para convertirse en uno superior incapaz de servirnos de ayuda contra, por fin, un enemigo en común.

mayan1

El principal problema del juego de Sileni Studios es la escasez de contenido. Los combates son ágiles, rápidos y divertidos, pero no hay tantos personajes como nos gustaría y en modos de juego anda realmente escaso. En cuanto a lo primero, contamos con 6 Dioses a elegir más otros 4 que desbloquearemos conforme avancemos en el juego. Y lamentablemente, en cuanto a lo segundo, solo podemos hablar de un modo campaña y otro competitivo a dos jugadores en partida local. Ni retos especiales ni multijugador online. La campaña, que sirve de paso como tutorial, está formada por 33 desafíos que van aumentando de dificultad progresivamente, y que curiosamente, hasta hace unos días ni siquiera hacía falta superarlos para poder avanzar. Ahora por fin se dieron cuenta de que no todo el mundo juega acompañado, por lo que nos exigirán que ganemos el combate para superar el nivel. Cuando no tienes a un amigo con el que jugar en casa, Mayan Death Robots puede caer en el tedio por enseñar sus cartas demasiado rápido, y personalmente su concepto, pese a parecerme divertido, no me parece el más idóneo para un juego de sobremesa.

Técnicamente es un producto resultón, en dos dimensiones y con un arte muy cuidado. La presentación es sobria, pero tiene la suficiente personalidad como para que sintamos interés por conocer más sobre estos Dioses y sus inquinas. A nivel sonoro no destaca para nada, y ni siquiera cuenta con un tema destacado que acabemos tarareando. De todas maneras, y ya para terminar con el texto, aunque tenga serias limitaciones en cuanto a contenido, Mayan Death Robots es un juego diferente e interesante. Retuerce la premisa de Worms y otros juegos por turnos y le impregna una dosis de dinamismo que nos hará maldecir entre risas a la IA o al amigo de turno dadas las situaciones tan locas que se generan. Nos acabará cansando más pronto que tarde, pero en su cénit regala horas de calidad, y creo que si en Sileni tienen la oportunidad de continuar con sus Dioses robot, saben perfectamente el camino que se debe tomar para redondear un trabajo bueno pero escaso de ambición.

He analizado Mayan Death Robots con un código para Steam facilitado por Cosmocover. 

Análisis Mayan Death Robots
Rápido y ágil, se convierte en impredecibleMuy divertido a dos jugadoresBuen apartado artístico
Poco contenidoLe habría venido genial un modo en línea
7Nota Final
Puntuación de los lectores 2 Votos
8.3