Desde Tetsuya Mizuguchi hasta Amplitude; mi historial con los juegos musicales es enorme. Debo reconocer que nunca tuve un gran sentido del ritmo, pero no tardé en importar una guitarra clónica para jugar a Guitar Freaks. Con el tiempo pasó lo que tenía que pasar: el género se popularizó hasta entrar en las casas de millones de personas. Ya no era tan raro rasgar una guitarra de plástico o bailar sobre una alfombra con flechas pintadas. También, y como suele ocurrir cuando algo se populariza, hemos vivido el nacimiento de una burbuja que terminó de estallar en 2009, cuando el duopolio formado por Guitar Hero y Rock Band ya no daba más de sí. En la actualidad tenemos que recurrir a juegos indie si queremos representantes del género, ya que al abrir la puerta del mainstream solo nos recibe Just Dance. Para ponerle remedio a esta situación, tanto EA como Activision han vuelto a devolver a la palestra esas dos sagas que tantas horas nos han dado: Rock Band y Guitar Hero. Del primero imagino que os hablará en algún momento @josejacas. Yo no he podido aguantar la tentación y he acabado comprando un pack con dos guitarras para volver al escenario con una joya inesperada: Guitar Hero Live.

No me muerdo la lengua. Este Guitar Hero me parece no solo un soplo de aire fresco para un género estancado, sino el mejor juego musical con periférico que he probado. La nueva guitarra es justo lo que esperaba. Tiene dos botones extra respecto a las clásicas, y la disposición es totalmente diferente: 2 filas de 3. Esto, que a priori no dice mucho, nos ofrece la posibilidad de realizar cejilla y acordes tan complejos como los que haríamos en una guitarra real. Aunque prescindamos del meñique (el dedo maldito en estos juegos), Guitar Hero Live no ha rebajado su dificultad. Al contrario, de hecho. Lo que no ha cambiado es el acelerómetro que activa el especial si levantamos la guitarra y la típica palanca para deformar una nota prolongada. La única queja que tengo respecto al periférico es su tamaño. Si la hubieran hecho un poco más grande no habría pasado nada, porque el incremento de peso sería ridículo, ya que es muy ligera. 

guitarra

Pero para que esta guitarra funcione, FreeStyle Games, creadores de este Live y con experiencia gracias al genial y olvidado DJ Hero, no han escatimado recursos para crear los dos modos de juego y pilares principales de la obra: Live y TV. Comienzo desglosando Live, la piedra angular que ha servido para promocionar la nueva guitarra y de paso darle sentido a la coletilla de “en vivo”. Supongo que ya lo sabéis, pero han dejado de lado los personajes 3D caricaturescos de las anteriores entregas (a los que mucha gente les cogió cariño) para rescatar el olvidado FMV, ahora en HD y en primera persona, para que nos sintamos uno más sobre el escenario. No solo veremos cómo se prepara el grupo entre bambalinas, sino que el público reaccionará a lo bien o mal que lo hagamos. Esta transición está camuflada por un pequeño barrido casi imperceptible, y el resultado general es extraño. Por una parte, es genial ver al público casi abalanzarse sobre ti si lo estás bordando, pero la mayoría de actuaciones se notan muy impostadas. Resulta hilarante que todos se fijen en ti de manera exagerada, pero más allá de eso, cuando dominas la canción hasta el punto de poder prestarle atención al público, la inmersión es total

Este modo está dividido en varios festivales donde cada vez interpretamos al guitarrista de un grupo. No hay una evolución muy evidente, y simplemente nos debemos encargar de completar con éxito 3 o 4 canciones seguidas para aumentar nuestra reputación. Todo está preparado para que nos sintamos ahí. De hecho, hay incluso una especie de línea del tiempo de Twitter en la que veremos mensajes de fans que comentan el último concierto y cómo fue nuestra actuación, de nuevo destacando la figura del guitarrista por encima del resto. No le he dedicado muchas horas a Live, y ahora veréis el porqué, pero sí me ha servido para practicar en el modo de dificultad Avanzado, el que está justo debajo de Experto, el más complicado. Cabe decir que no soy especialmente hábil, pero he disfrutado como un niño una vez he conseguido comprender cómo se enlazan algunos acordes que de primeras veía imposibles de reproducir

7239_0321_GHLive_Negative.0

El segundo modo es GHTV, y no, aquí no encontraremos a un puñado de individuos conviviendo en una casa llena de cámaras, sino que directamente entraremos en el primer canal de música que emite videoclips interactivos las 24 horas del día durante los 7 días de la semana. No tenía ni idea de Guitar Hero TV, y la sorpresa que me he llevado es mayúscula. Después de esquivar todos los tutoriales te presentan dos canales con una programación diferente que está dividida por horas. Mi debut, si no recuerdo mal, fue en “Indie Hits”, un programa de una hora de duración lleno de pop-rock con grupos como We Are Scientists o Foster the People. Empieza el vídeo, tocas la canción y a por la siguiente. A veces salta algún anuncio entre tema y tema, con una cortinilla propia del canal o alguna promoción sobre temas nuevos. Vaya, como poner la MTV2 y hacer “air guitar” mientras das saltos por el salón pero transformado en un videojuego. Lo mejor de este modo no es el catálogo, de más de 200 canciones y con incorporaciones constantes, sino la facilidad con la que te enganchas a un programa y no lo dejas hasta que tu agenda te avisa de que vas a llegar tarde a otro sitio. Además, el jugar siempre conectado a la red ha propiciado que exista un marcador en tiempo real. Esto significa que durante la canción aparecerá una tabla de puntuaciones donde ves qué tal te va respecto a otros usuarios que están en tu misma situación.

Lo mejor y lo peor de este modo es que sigue la corriente freemium. Ninguna de las canciones de GHTV puede ser guardada en tu disco duro. El sistema económico del juego te permite ganar monedas por cada canción en la que participas, y esas monedas se pueden canjear por fichas que te permiten elegir el tema donde quieres lucirte. No existe la posibilidad de gastar un par de euros por canción para crearte una lista de favoritas, por ejemplo. Puedes “alquilarlas” con un pase diario que te da libertad durante 24 horas o gastar una ficha por tema. Eso sí, el juego es muy generoso con estas monedas y en unas cuantas horas llegas a almacenar las suficientes para que no te moleste gastarlas, pero desde luego habría estado genial que nos concedieran la posibilidad de comprar canciones (sacrilegio, estoy pidiendo microtransacciones). También hay una sección de “canciones premium” en las que debemos pagar un peaje para poder participar que suele oscilar entre 3 y 4 fichas. Lamentablemente, una vez juguemos ese set no lo desbloquearemos permanentemente, sino que tendremos que pagar de nuevo. En ese modo he vivido uno de los mejores momentos del juego gracias a un concierto de Avenged Sevenfold, un grupo que nunca tendría en mi biblioteca musical, pero que en Guitar Hero cuenta con una de las mejores actuaciones para guitarra, con algunos solos de los que ponen los pelos de punta si consigues completarlos sin fallar. 

ghtv

GHTV es genial, para qué negarlo. Como idea es una maravilla, y pese a que esté sujeto a las condiciones de las que hablo en el anterior párrafo, la sensación de progreso es constante. No sólo puedes canjear monedas por fichas, sino que también puedes personalizar la guitarra, comprar potenciadores e incluso modificar tu tarjeta de visita. Activision y FreeStyle han conseguido un modo de juego infinito, donde espero que la primera cumpla la promesa de extender el contenido de manera periódica, porque aunque no puedas quedarte con esas canciones, sería genial contar con un programa semanal en el que puedas tocar las nuevas incorporaciones del catálogo. Ahora mismo, tal y como está, es mi canal de televisión favorito, así que solo puede mejorar. Eso sí, como digo, espero que escuchen el feedback de los usuarios y pulan ciertas decisiones, como las actuaciones premium o la posibilidad de habilitar la compra de canciones. Las ventas mandarán, como siempre.

Lo que todos queréis saber: el catálogo de canciones ¿Qué tal?¿Es variado, hay cantidad? En el modo Live no están las mejores, pero sí hay una gran variedad, tanta que a veces desconcierta. Por ejemplo, mi primer 100% lo hice sobre una canción de Eminem, y justo al acabar enlazó con Skrillex. No son canciones muy guitarreras, pero ahí están. Por supuesto, esto son solo las excepciones. Contamos con grupos como Pearl Jam, Queen, Dream Theater, ZZ Top, Weezer…hay de todo y para todos los gustos. Yo de momento no tengo queja, ya que por ejemplo en GHTV se presentan por programas divididos por género, sin sobresaltos inesperados. 

Casi todo en Guitar Hero Live me ha encantado. En FreeStyle han sabido retorcer un concepto que murió de éxito. La nueva guitarra funciona, y una innovación como GHTV marca las pautas a seguir de aquí en adelante. Quizás se echa de menos una mejor integración del multijugador, pero hay extras que ni siquiera esperaba, como la incorporación de un cantante mediante el micrófono de cualquier teléfono móvil con iOS o Android. Tengo muchas ganas de que amplíen el catálogo, y aun con mis reticencias respecto al modelo free-to-play, creo firmemente que han dado en el clavo. Larga vida al nuevo Guitar Hero.

Hemos usado para este análisis la versión de PlayStation 4, comprada en tienda

Análisis Guitar Hero Live
La nueva guitarra es un aciertoVuelve el FMV, pero lo hace con estiloGHTV es infinito, el mejor canal de televisión posible
El modelo free-to-play y sus carenciasEl catálogo del modo Live es muy mejorable
9Nota Final
Puntuación de los lectores 3 Votos
8.2