La noticia de que Galak-Z no iba a llegar finalmente a PS Vita, pese a estar anunciado para tal desde un comienzo, fue un gran jarro de agua fría. Estaba prácticamente convencido que pasaría del juego, pues la plataforma portátil, a priori, me seduce más para este tipo de juegos. O al menos eso es lo que yo creía hasta que empecé a ver los gif de naves y mechas luchando en el espacio. En serio, quizá la siguiente frase sea todo lo que necesitas saber sobre Galak-Z. La nave se transforma en un mecha que blande una espada de energía. ¿Cómo se dice que no a eso? ¿bajo qué pretexto iba yo a dejar pasar semejante experiencia?  

El género de naves y marcianitos ha dado mil vueltas sobre sí mismo, reinventándose una y otra vez. Ha sido una grata sorpresa encontrar restos de clásicos del género en las entrañas del nuevo título de 17-BIT. En mi cabeza, la nave que pilotamos es la evolución natural del mítico triángulo blanco protagonista de Nemesis (Gradius) de Konami, que fue mi primer contacto con las batallas espaciales. De hecho, ambos comparten similitud en los escenarios planteados como el interior de asteroides gigantescos.

Pero las referencias a los clásicos no quedan ahí. La primera oleada de nostalgia te invade cuando te sientas a los mandos de la nave y percibes la sensación de (des)control. Muchos asociarán al instante el referente del género en cuestión, Asteroids. En ambos títulos juega un papel importante en concepto de energía cinética, o ir a la deriva tras un impulso, para que nos entendamos. Tardé un par de misiones en dominar el movimiento de la nave, pero tras el caos inicial, quedé satisfecho con mi pericia al acelerar, frenar, esquivar e incluso disparar mientras voy hacia atrás.

Lo que se deja ver en las imágenes muestra un universo en continuo movimiento gracias al efecto Parallax, lleno de vibrantes colores y un fabuloso diseño de arte. Si además le sumas el efecto de partículas de los disparos y misiles, capaces de inundar la pantalla, nos encontramos ante toda una delicia visual. Aunque los primeros días existía algún problema que afectaba notoriamente a su rendimiento, la última actualización mantiene las 60 imágenes por segundo en todo momento para los más exigentes.

galak-z-artGalak-Z narra, como si de una serie de anime japonés se tratase, las aventuras de un habilidoso piloto que consigue escapar tras un brutal ataque donde él, A-Tak, es el único superviviente y, probablemente, última esperanza para la humanidad. Típico, pero realmente no importa. Lo que sí importa es que plantea una situación perfecta que nos pone a los mandos de una nave experimental que, a partir de cierto momento, es capaz de transformarse en un robot gigante o mecha para el combate especial. Pero su argumento no despierta ningún interés, y pese a que cada nivel está presentado por un largo intercambio de frases cargadas de humor, se pierde la atención en favor de comenzar la acción.

El juego está dividido en cinco temporadas, aunque la última todavía no está disponible. Teóricamente llegaría dentro de poco junto con la versión de PC, siendo mientras tanto exclusivo de PlayStation 4. Cada misión se considera un capítulo de una serie de anime, mientras cada temporada está formada por cinco de ellos. Así cuando terminas una temporada, desbloqueas la siguiente. Mientras que la trama del conjunto de temporadas es la misma, las misiones que las forman son aleatorias y dos partidas nunca deberían de ser iguales. Pero tiene trampa, si mueres perderás todo el progreso de la temporada actual. Efectivamente, es un roguelike y la muerte es permanente. Lo siento.

Como es habitual, comenzaremos con una nave poco potente, en todos los sentidos. A lo largo de cada misión obtenemos recursos para comprar mejoras, y si nos dedicamos a explorar el mapa debidamente, también encontraremos cofres que aceleran el progreso considerablemente. Las modificaciones son las habituales: mejorar los puntos de escudo, la velocidad de la nave, la cadencia de tiro, etc. En definitiva, hacer de nuestro vehículo espacial un arma mortífera ante los ejércitos enemigos que están por venir. Como siempre, solos ante el peligro. En caso de morir y tener que empezar de nuevo la temporada, no sólo se pierde el progreso sino también todas las mejoras obtenidas. Aunque parezca que no tiene sentido el, muchas veces injusto, componente roguelike que penaliza el avance, realmente le sienta como anillo al dedo a la hora de jugar.

GALAKZ_fly_to_explosionLa presión por evitar la muerte es un factor del que nunca logras evadirte en Galak-Z. Sientes cómo respira en tu nuca, esperando ese error que inevitablemente vas a cometer. No es comparable a Dark Souls, ya que en dicha saga cuando mueres únicamente pierdes las almas acumuladas y no todo el equipo que llevabas en el momento. Para mí es más como cuando mueres en The Binding of Isaac tras una espléndida partida y sabes que repetir tal hazaña va a costar unas cuantas vidas.

Por tanto la planificación es importante para no caer en la desesperación. No estamos ante un shooter loco donde la potencia de fuego está de nuestro lado. Los enemigos son duros, casi todos ellos, y por el camino encontraremos ciertos titanes que nos harán temblar dada la inferioridad a la que estamos expuestos. Primer consejo: conoce a tu enemigos. Existen un par de decenas de tipos de naves enemigas y cada una cuenta con sus propios estilos de combate. En cualquier caso, no dan tregua y te perseguirán como perro de presa hasta que uno de los dos acabe entre fuego y hierro.

Se pueden utilizar todo tipo de estrategias a la hora de hacer frente a la misión. Yo he probado de todo. Matar todo lo que se mueve, aunque poco a poco ya que de lo contrario estás perdido. Tratar de ir a por el objetivo directamente y, con suerte, ganar por velocidad. También está aproximación Splinter Cell, evitando los conos de visión enemigos para que nadie se percate de mi presencia. En cualquier caso, necesitas un plan y más vale que sea bueno, de lo contrario te darás contra la misma pared una y otra vez.galakz_ship

Galak-Z es un juego que penaliza sin piedad los errores pero, en lugar de disuadirnos, consigue que pongamos más empeño en nuestra estrategia y habilidad a los mandos de la nave. Aunque en algún momento puede mostrarse como repetitivo, la solución es probar nuevos formas de afrontar el reto. De este modo, junto con una la aleatoriedad de las misiones y los mapas procedurales, cada experiencia será única. 

Análisis GALAK-Z
8Nota Final
Puntuación de los lectores 3 Votos
8.4