Soy un gran seguidor de la saga Call of Duty. Así es. He jugado infinidad de horas a su multijugador. Lo amo y lo odio a partes iguales. También he jugado todas y cada una de las campañas. Y he pasado un buen puñado de noches exterminando zombies. Y pese a que cada año digo “este me lo salto, empiezo a estar mayor para el multi”, cada noviembre vuelvo a comprar el CoD de turno. Os mentiría si dijera que este año no tenía hype. La curiosidad me podía, y más después de haber probado la -accidentada- beta de hace un par de meses. También pude probarlo en la MGW junto a mis amigos de New Game Plus en una partida vs youtubers. Ahí corroboré lo que venía pensando. Empiezo a estar mayor para el multi.

Pero este año toca entrega de Treyarch. Además han tenido un año extra de desarrollo. Vuelven con su Black Ops, esta vez en el futuro. Esta entrega es la más completa en cuanto  contenido, modos de juego, y la historia más adulta y madura que hemos visto hasta ahora en la saga. Con una jugabilidad adaptada a las posibilidades que la tecnología futura les brinda, es momento de ver si Treyarch sigue dando la talla y si el multijugador nos devuelve esas sensaciones que se habíamos perdido los dos últimos años.

Lo primero a tener en cuenta es la cantidad de modos de juego que tenemos. Casi podríamos decir que tenemos 3 juegos en uno. Por una parte el modo campaña, que podremos jugarlo tanto en solitario (siempre acompañados por la IA) o en cooperativo con hasta 4 compañeros. También contamos con el modo multijugador, la estrella de la saga. Esta semana se daba a conocer un dato: aún hay 12 millones de jugadores en Black Ops 2. Y no es de extrañar, si algo hace bien Treyarch es cuidar su modo multi. Y por último el modo Zombie, que en esta ocasión se nos presenta como el más completo y profundo hasta el momento. Ah, y con alguna sorpresa más. En resumen, gran cantidad de contenido que sin duda darán cientos de horas de juego y alargarán la vida del juego.

La campaña más completa, pero no la mejor

La principal baza de esta edición en el modo campaña es el cooperativo. Muchos jugadores lo llevaban reclamando desde World at War, pero esta vez se nos permite “disfrutar” de la historia con hasta 4 amigos. tenemos ante nosotros la campaña más compleja y largas de toda la saga. No significa que sea la mejor, ni mucho menos, ya que peca de ciertos problemas que han hecho que no acabe de convencerme. Pero sí significa que Treyarch no descuida el modo de juego, algo que últimamente viene siendo habitual en el género. Además el tono crudo y maduro del juego se ha visto aumentado, con algunas escenas incómodas e inquietantes.

El conflicto nos lleva al futuro, para ser más exactos al año 2065, excusa para introducir nuevas mecánicas jugables como los modificadores, poderes y también nuevas armas, enemigos y situaciones. Ya no sólo lucharemos contra otros soldados o mercenarios. Nos veremos envueltos en combates contra robots, drones y tanques no tripulados. Todo un conjunto scify muy elaborado y coherente. Pero el principal problema es la narrativa.

El ritmo del juego se ve constantemente interrumpido por cinemáticas o diálogos in game mientras paseamos por el nivel. Durante prácticamente toda la aventura vamos acompañados por un personaje de la IA, lo que da pie a conversaciones que aportan poco durante recorremos pasillos sin interactuar. Además de comunicaciones vía radio o pequeñas interacciones en forma de cinemática. Esto afecta directamente a la duración de las misiones. Da la sensación que están alargadas innecesariamente, haciendo que algunas sean realmente tediosas. Muchas veces he pensando “a ver si acaba ya esta misión”. En una campaña intensa y frenética como a las que nos tiene acostumbrado la saga estas interrupciones hacen que ciertos tramos de la aventura sean demasiado tediosos.

bo3-campaña

Se nota que se les han agotado las ideas. Se hace palpable tanto en el diseño de los niveles como en las situaciones que vivimos en las fases. Muchas de ellas se limitan a ser un “tiro al plato” mientras avanzamos por zonas pasilleras y rectangulares. Es cierto que se ha ganado verticalidad en según qué niveles. También la posibilidad de abordar las misiones por 2 o 3 caminos diferentes dentro de la misma zona. Y ya no da la sensación de que cada enemigo está scriptado. En general, la sensación de libertad es algo mayor. Pero no lo suficiente para desvanecer la sensación de shooter pasillero.

En cuanto al componente cooperativo, este no ha sido integrado con demasiado acierto. Podemos crear una partida junto a nuestros amigos o por otro lado unirnos a una pública. Para que podamos jugar cualquier misión independientemente de la fase en la que nos encontremos, Treyarch ha habilitado la opción de desbloquear toda la campaña desde un inicio. Además el progreso de la campaña offline y coop es independiente. Pero el problema está en la mala implementación de la cooperación. Modo totalmente desaprovechado. No hay situaciones en las que te debas coordinar con tus compañeros. Tan solo avanzar por el nivel eliminando tantos enemigos como podamos. Pero el principal inconveniente que nos encontramos es la gestión de avance en la fase. Cuando un jugador llega a un checkpoint y activa una cinemática el juego teletransporta automáticamente al resto del equipo. Esto hace que se vuelva algo caótico seguir la misión. He rejugado algunas misiones en partidas públicas y la sensación que he tenido es que el cooperativo ha sido implementado después de diseñar la campaña. Quizás podrían haberle sacado más provecho.

Pero las novedades no acaban aquí. Algo acertado es el sistema de progresión del personaje y desbloqueo de armas. Básicamente han adaptado el sistema del multiplayer al modo campaña. Según vayamos superando misiones iremos recibiendo puntos de experiencia en función de la dificultad, retos superados, etc. Así subiremos de nivel y obtendremos equipamiento y objetos de personalización para el personaje. Y todo esto se gestiona desde el Piso Franco, otra de las novedades. Un briefing donde accederemos a los logros obtenidos, coleccionables, información y todo nuestro armamento. Una vez preparados nos desplegamos para realizar la misión.

bo3-campaña2

El apartado técnico es algo irregular. Personalmente me he sentido algo decepcionado. Tiene momentos muy buenos gracias al buen uso de la iluminación pero que quedan lastrados por las texturas o algunos modelados. El detalle de los protagonistas vuelve a ser fantástico. Las animaciones y el modelado de las caras están a un gran nivel (aunque por debajo de las de Advanced Warfare). Además este año se ha vuelto a contar con algunos actores conocidos. Pero honestamente, para ser el tercer Call of Duty de “nueva generación”, esperaba algo más del apartado técnico. La campaña corre a 60 fps constante en la mayoría de momentos. En las situaciones de mayor acción las caídas son acusadas y molestas. Quizás un lavado de cara a un motor gráfico no sea suficiente para la nueva generación y haya llegado el momento de cambiar ciertas cosas desde la raíz. Una vez más el apartado técnico es el punto flojo.

En resumidas cuentas, aunque la campaña empieza muy bien dándonos sensaciones nuevas como la personalización del equipo y el planteamiento futurista, pasadas unas cuantas misiones el juego se vuelve algo repetitivo y lento en su ritmo. Por último comentar que el modo campaña depara algunas gratas sorpresas que no desvelaré, que hacen que prácticamente tengamos una campaña nueva. Además de algún guiño en el Piso Franco que mejor dejaré que encontréis por vosotros mismos…

De vuelta al mejor multijugador

En las últimas entregas el multijugador había sufrido una bajada de calidad notoria. Si bien el multi de Advanced Warfare estaba por encima del despropósito que supuso Ghost, este no llegaba a los niveles de sus predecesores. Así que mis expectativas en el multi de BO3 eran altísimas. Más teniendo en cuenta el cariño con el que recuerdo Black Ops 2. Pero empezaré siendo muy directo: Treyarch nos ha traído el multijugador más pulido y redondo de la saga. Han introducido las mejoras oportunas para darle un toque fresco y novedoso, el sistema de progresión es equilibrado y siempre nos da la sensación de ser recompensados con nuevo equipo al acabar cada partida. El parkour y la propulsión ha sido adaptadas de maravilla, dándonos un plus de verticalidad y frenetismo en los combates. Por cierto, en esta entrega podremos bucear y disparar desde el agua, tanto en enfrentamientos submarinos como pillando por sorpresa a algún incauto que pasea por la superficie.

bo3-multi

Pero vayamos por partes. La principal novedad son los Especialistas, clases predefinidas con habilidades especiales. En total son 9 que además cuentan con 2 habilidades propias de cada clase. Lo que nos ofrece un total de 18 variantes. Cada una con su propio aspecto, modelado, voces… Todos ellos no están disponibles desde el principio. Deberíamos desbloquearlos conforme subamos de nivel, al igual que sus habilidades especiales. Estás van desde ofrecernos hipervelocidad, a un escudo que nos hace prácticamente invulnerables, un arco con flechas explosivas, invisibilidad o incluso revivirnos de una muerte. Por suerte estas habilidades no deciden una partida. Están bastante bien equilibradas y se recargan cada cierto tiempo tras haber sido utilizadas. Un gran añadido que aporta frescura. El simple hecho de probar todas hasta encontrar una que se adapte a nuestro estilo de juego nos dará un buen puñado de horas y de partidas.

Por lo demás volvemos a encontrarnos con un multiplayer lleno de modos de juegos (muy enfocados a los e-sports) que nos brindan partidas rápidas y frenéticas. De vuelta el modo cine y un modo “Vía Libre” en el que poder recorrer los mapas en una especie contrarreloj al más puro estilo Mirror’s Edge. También se ha introducido la “Arena”, la vertiente más competitiva del juego. En ella se nos emparejará con jugadores de nivel similar al nuestro para jugar partidas y subir de rango. Estas partidas se juegan con las reglas competitivas, y las clasificaciones se organizan por temporadas. Por ejemplo, esta primera temporada durará durante los primeros 25 días desde el lanzamiento del juego. Todo aderezado con lo que ya estamos acostumbrados: multitud de armas y accesorios, al igual que las ya conocidas rachas de bajas. Y al igual que en el modo campaña podremos personalizar la apariencia de nuestro avatar. Sexo, rostro, vestimenta. Nada del otro mundo, pero se agradece la posibilidad. Desde luego los más puristas estarán contentos con el trabajo realizado por Treyarch, que ha sabido reinventar y adaptar su modo estrella.

Shadows of Evil: noir y zombies

Algo que eché de menos en Ghost y Advanced Warfare era un modo zombies en condiciones. Los chicos de Treyarch no se han limitado a añadir unas cuantas fases y unos zombies. No. En esta ocasión han creado un modo con su propia identidad y esencia. Como si se tratase de un juego independiente. Ambientado perfectamente en los años 40 nos hará sentirnos en una película de cine negro. Los personajes por su parte cumplen perfectamente el estereotipo. Un boxeador en su momento bajo, una femme fatale atractiva y peligrosa, un policía y el más peculiar, un mago. Toda la aventura se desarrolla en la ficticia ciudad de Morg City, donde siguiendo el planteamiento básico (con alguna novedad puntual) deberemos ir desbloqueando zonas a medida que superamos las diferentes oleadas de enemigos. De esta manera iremos adquiriendo nuevo armamento para superar la cada vez más elevada dificultad. Además tendremos los típicos secretos escondidos por el mapa.

Pero la principal novedad es plenamente jugable. En cada partida uno de los jugadores tendrá el “poder” de transformarse en una bestia deforme con tentáculos, que aunque solo sea durante unos segundos, dará la posibilidad de acabar con todos los zombies de manera rápida y además abrir caminos secretos del mapa. También encontraremos las ya conocidas máquinas expendedoras en las que podremos adquirir poderes y potenciadores. En resumen, vuelven los zombies a CoD y de la mejor manera posible.

bo3-zombies

Entonces, ¿Me lo compro?

Muchos de vosotros estaréis dudando si haceros con él o no. Algo totalmente normal teniendo en cuenta la avalancha de juegos que nos llegan en esta recta final de 2016. Decir que el modo multijugador por sí solo ya justifica la compra. El mejor multiplayer competitivo que vamos a recibir este año. Complejo, adictivo, profundo y equilibrado. Pero además contamos con dos modos completos y rejugables que albergan mogollón de secretos y sorpresas. Es cierto que la campaña no me ha terminado de convencer. Sí es la más larga de la saga, pero no por ello la mejor. La falta de ritmo, reiteración de situaciones y la poca variedad de los objetivos le restan calidad al conjunto. Eso sí, una vez finalizada tendréis una excusa para jugarla de nuevo. Creedme.

Técnicamente el juego se ve lastrado por un motor gráfico que necesita un sustituto rápidamente. El resto de elementos como la presentación y el sonido siguen estando al nivel al que nos tiene la franquicia acostumbrados.

Hemos usado para este análisis la versión de PlayStation 4, comprada en tienda.

Análisis Call of Duty: Black Ops III
Multijugador. Sin duda el modo que justifica su compra.Modo Zombie, elaborado y divertido con amigos.Novedades en el modo campaña.
Apartado técnico mejorable.La narrativa de la campaña y su ritmo.Quizás el multijugador pueda asustar a los recién llegados.
8Nota Final
Puntuación de los lectores 9 Votos
6.4