Ante todo os debo una disculpa. Como periodista que es uno, lo primero debe ser contrastar la información. “Mínimo de dos fuentes, pero es preferible más” me decían en la Universidad. Pero entre los secretos y la presión de grupo me dejé llevar y publicamos la esquela de la PS Vita. ¡Que no estaba muerta! Ni de parranda. Estaba descansando para lo que se le venía a final de año. En los últimos días, mi PS Vita está echando humo por la cantidad de horas que le he metido al Nuclear Throne, pero no es el único. También he aprovechado para comprar el, presumiblemente, último juego first party de la portátil de Sony: Big Fest.

Este juego ya se pudo ver en la Gamescom de 2014 y no se volvió a saber mucho de él. En principio salía para todas las plataformas de la gigante japonesa, pero a última hora ha decidido convertirlo en un exclusivo de Vita. Veremos si dura mucho o, al final, sacan una versión para sus hermanos mayores. No es el único cambio que han tenido que afrontar los chicos de On the metal para su primer juego. En un principio iba a ser un free to play, pero decidieron cambiarlo por un juego completo por 9’99€ en descarga digital.

newgplus-big-fest-gente

Hablemos ya de Big Fest, que llevo dos párrafos enrrollándome. Se trata de un título de gestión, aunque en este caso vamos a tener que velar por algo que, hasta ahora, ningún tycoon había abordado: un festival de música. Así es, vamos a poder crear nuestro propio FIB o BBK Live. Aunque, eso sí, olvídate de los grandes grupos de música de este último. No vas a poder llamar a Metallica, Red Hot Chili Peppers, Coldplay o Muse, te tendrás que conformar con los grupos que ofrece el juego basado en Jamendo, la versión más pura del indie. Se van renovando con el paso de los días, para que de la impresión de tener un catálogo amplio. Una lástima si tenemos en cuenta que distribuye Sony, ya solo con el catálogo de su apartado discográfico podríamos haber montado un festival de aúpa.

Un pequeño acierto respecto a los grupos es el sistema de fama. Dependiendo de la repercusión que tengan en otros festivales de jugadores de todo el mundo, irá variando la fama. Llegados a cierto momento, te tocará elegir tres grupos: el que abre, los teloneros y el cabeza de cartel. El ego de unos y otros puede verse afectado por la fama del resto del cartel. Así, unas estrellas mundiales se negarán a salir de teloneros de otros. Hay que andar con ojo a la hora de elegir los carteles. Desgraciadamente, el juego solo permite ocho grupos simultáneos en la lista de reproducción, lo que obliga a ir cambiándola de vez en cuando.

La música es el mayor defecto de un juego, que incluye todos los textos en castellano, con bastantes virtudes. El estilo de gestión y las locuras que vas a encontrar en tu festival recuerdan mucho a los juegos de la desaparecida Bullfrog.Es imposible no rememorar partidas al Theme Hospital o Theme Park mientras ves como los asistentes a tu festival hacen cola para comprar bebidas o ropa de abrigo por la chaparrada que está cayendo en mitad del campo. Tampoco de libras de los alborotadores, llamados tirados. Los hay de diversos tipos: pirómanos, ladrones, hombres lobo o hippies con poca higiene, entre otros. Todos ellos representados con gran humor, como los míticos pacientes del hospital.

newgplus-big-fest-objetivo

A medida que avances deberás ir mejorando el equipamiento del festival. Desde el propio escenario, que marcará el nivel del mismo y lo que te permite, hasta las caravanas de los ayudantes, el límite máximo de billetes que puedes acumular o la energía eléctrica del festi. En el caso de los ayudantes, los que construyen todo y velan por el buen hacer del evento, solo puedes tener un máximo de cinco, lo que se nota limitado en los niveles más altos del juego. Como buen promotor musical, los grupos tendrán sus exigencias de lo más variopintas (desde peticiones del representante hasta la búsqueda del batería que se ha perdido) y deberás cumplir para que estén contentos y toquen como mejor saben.

El juego se divide en distintas misiones en las que deberás cumplir ciertos objetivos para obtener estrellas. Éstas, a su vez, sirven para desbloquear más misiones y así sucesivamente. A diferencia de los juegos de la citada Bullfrog, el festival es el mismo y solo tienes que ir añadiendo cosas, por lo que lo bien (o lo mal) que lo hagas se verá arrastrado al siguiente nivel. No he llegado a pasármelo del todo, por lo que no sé si finalmente se desbloquea un modo libre, aunque todo apunta que no. Los festivales solo duran lo que duran las canciones de los grupos que tocan.

Han intentado potenciar el multijugador. Si varios de tus amigos de PSN tienen el juego, puedes visitar sus festivales para hacerles putadas y recibir dinero por ello. Así, algunos alborotadores que aparecen por las campas son en realidad enviados de algún amigo que quiere mostrarte su cariño. Además de las clasificaciones de fama de los grupos, hay rankings de promotores. Todo para dotar al juego de cierto componente competitvo y social.

newgplus-big-fest-grupo

No estamos ante la novena maravilla del mundo. Ni ante el GOTY de turno. Es, simplemente, uno de esos juegos que entretienen, no exigen demasiado y, con algo de suerte, puede ayudar a conocer nuevos grupos musicales. Entretenimiento puro y duro, amén de dignificar el trabajo que lleva montar un festival de música y que salga todo bien. Ahora se entiende un poquito mejor el duro trabajo que tienen estos eventos y la multitud de factores que hay en juego.

Para este análisis hemos usado la versión de PS Vita comprada en la Store digital. 

 

Análisis Big Fest
Gestión ágil y divertida.Personajes graciosos.
La ausencia de grupos triple A.Puede resultar repetitivo.
7Nota Final
Puntuación de los lectores 0 Votos
0.0